Marca páginas

miércoles, 30 de septiembre de 2015

En un sueño...

                    

-Buenos días princess.

Dijo él acariciándole la nariz.

-Despierta dormilona..

Estaba embelesado mirándola, sonreía, le hipnotizaba verla.
Dormía plácidamente a su lado su pecho, subía y bajaba; la noche fue fantástica, la había llevado a cenar, en su coche,  como otras veces, pero esta vez no la llevó a su casa, se la llevó a la suya, quería dormir junto a ella, abrazarla toda la noche, tenerla una noche....una sola, aunque fuera, no quería prisas, no quería, despertar solo, o tenerse que ir de la casa de ella corriendo, a ella le pareció bien, una noche entera para ellos dos…

-PrincessDarling

Ella abrió un ojo y le sonrío, los ojos azul verdosos de él la miraban dulcemente,…

-Hola
Le acarició su barba de tres días, y perdió sus dedos en el pelo ondulado, con matices cobrizos, que tenia él
-¿Qué hora es Barbudito?
Él río, al oír eso y le removió el pelo cariñosamente..

-Tempranito, pero...

La miraba y no podía más, quería lo de anoche, otra vez, toda la vida.

Se abalanzo sobre ella y la besó  como si no hubiera mañana…

Unos leves rayos de sol entraban por las ventanas del ático situado en SunSet, mientras los dos se fundían en besos, caricias, encuentros...
De vez en cuando se oía la risa de ella,  cuando él  le encontraba las cosquillas.

La abrazaba y besaba, debajo de las sabanas de seda azul. Ella se deshacía, a las acaricias de él, a sus manos, a su boca...

La melena de ella caía en cascada por su espalda, cuando cambiaron de postura, ella le montaba, como él montaba su moto, le encantaba verla así, su guerrera, bañada en sudor pasional, e iluminada por la luz del amanecer Londinense.

Descansaba de espaldas, mientras él le daba pequeños besos en la espalda,

-Darling I need you…

La besaba, y hacia dibujos con su dedo, por toda la espalada

-all time...

Se acercó más a ella y antes de besarla,  le empezó a lamer la nariz...
Ella reía, y oyó sonar la radio

»Levántate y Cárdenas«

Él le seguía lamiendo la nariz. Su peso le oprimía

»solo en Europa FM«
-¿Londres tiene a Cárdenas?

Él no contestaba, solo le lamia.

Ella se despertó, por el peso...

-Mierda Trufa. Aparta!!

Su perro de 90 kilos estaba encima de ella, y le ladró

-Sí, sí, mucho guao, mucho guao, pero te podías haber esperado, joder...

Un sueño...en sueños lo tuvo....

Relato Registrado en SafeCreative

Espero que os guste, este es un poco broma*Ríe* pero me divertí mucho escribiéndolo.

2 comentarios: